Evidencias

en gestión clínica y gestión de servicios de saludciencia, gestión, valores
Buenas prácticas en gestión clínica

Experiencias de gestión clínica eficaces, eficientes y con mejores resultados en salud

Listado de verificación de procedimientos invasivos en nefrología: catéter peritoneal, catéter venoso central temporal para hemodiálisis y biopsia renal percutánea

Listado de verificación de procedimientos invasivos en nefrología: catéter peritoneal, catéter venoso central temporal para hemodiálisis y biopsia renal percutánea

Unidad de gestión clínica de Nefrología. Complejo Hospitalario de Jaén.

La Unidad de gestión clínica de Nefrología tiene establecido una serie de protocolo de listas de verificación (check-list) para determinados procesos invasivos que habitualmente se realizan a los pacientes que se tratan en la Unidad

Los procesos invasivos mas frecuentes que se realizan en Nefrología son:

  • Biopsia renal percutánea
  • Implante de catéter peritoneal
  • Implante de catéter venosos central para hemodiálisis

Cada uno de estos procedimientos tiene establecido un estado específico que tras ser rellenado por el enfermero o enfermera responsable del paciente es incorporado a la historia clínica.
Los listados están estructurados de manera similar dado que comparten riesgo similares, especialmente el riesgo de sangrado
Inicialmente el listado solicita datos sobre una identificación inequívoca del paciente, del procedimiento y, si procede, del área anatómica sobre la que se va a actuar, así como de la indicación cierta de la prueba
Posteriormente se establece una serie de ítem donde se verifica posibles alergias no comunicadas y se hace especial énfasis en la ingesta de medicación que puede tener influencia sobre la coagulación.
Estos procesos tienen en común, como complicación más importante, el sangrado, bien por hematoma o por hemorragia externa, por lo que en todas las ocasiones se hace un estudio de coagulación previamente. No obstante, en ocasiones, los pacientes toman medicación hipocoagulantes o antiagregantes que no han suspendido convenientemente por lo que hay que tener la seguridad de que no lo toman para evitar complicaciones.
Igualmente se comprueban medidas de seguridad específicas, tales como vaciado de vejiga para implantar catéter peritoneal, etc.
El segundo cuerpo de los listados de verificación están centrados en la comprobación de medidas de seguridad encaminadas a tratar posibles complicaciones que puedan presentarse durante la realización de los procedimientos, tales como coger vía venosa, tener preparado expansores de plasma etc.
Igualmente se hace comprobación por parte de enfermería del material específico que se necesita para realizar cada procedimiento, tanto de su idoneidad como de sus condiciones de asepsia.
Finalmente el tercer cuerpo del Listado de Verificación está diseñado para comprobar que se realizan una serie de medidas de vigilancia clínica recomendadas en cada procedimiento, de modo que quede constancia de que a todos los pacientes se le han aplicado las medidas establecidas en el protocolo.

La realización de estos listados de verificación las consideramos de un gran interés, dado que cada vez realizamos en los Servicios de Nefrología más procedimientos invasivos, y es necesario establecer unas condiciones mínimas de seguridad en los pacientes.
Constatar mediante un listado la realización de estas medidas de seguridad transmite, tanto al paciente como a los profesionales que participan en la realización de los mismo, una gran confianza, al tener constancia de que las normas básicas de realización de los procedimientos se cumplen, y de que se toman las medidas oportunas para corregir y atender posibles complicaciones que puedan desarrollarse durante la realización de los mismos.
Otro aspecto muy importante es la estandarización del seguimiento tras haber realizado la técnica, dado que de esta forma prevenimos igualmente de manera precoz la aparición de posibles complicaciones inherente al procedimiento.
Desde su inicio en el año 2009, realizamos de manera habitual estas medidas de Seguridad, comprobamos, mediante la realización de auditoria de historia clínicas, que se realizan en todos los pacientes que se van a realizar los procedimientos indicados, de esta manera se evita la variabilidad, estableciendo una uniformidad en la técnica, lo que redunda en un aumento de la seguridad de los procedimientos.

¿Qué añade o aporta a la mejora de la gestión o de la atención?

Estas practicas clínicas son fundamentalmente un elemento de Seguridad para el paciente y el profesional implicado en la realización de la atención clínica, dado que comprueba de manera expresa que se toman las medidas apropiadas para evitar los errores y las complicaciones mas comunes. La implementación de estas prácticas está en consonancia con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, lideradas en Andalucía por el Observatorio para la Seguridad del Paciente que recomienda intervenciones dirigidas a evitar situaciones indeseables o posibles acontecimientos adversos en los pacientes.

Persona de contacto de la Unidad de Gestión Clínica

Antonio Liébana Cañada. Director de Unidad de gestión clínica de Nefrología del Complejo Hospitalario de Jaén.
antonio.liebana.sspa@juntadeandalucia.es

Contenido relacionado

Veinte años después de que el término Medicina Basada Pruebas fuera dado a conocer, el BMJ analiza lo que considera “uno de los mayores logros intelectuales de la medicina moderna”. Y lo hace desde tres puntos de vista: el recuerdo oral de lo que ha significado en boca de sus propios inventores, las peligrosas derivas que ha sufrido según un reputado columnista de la revista, y la valoración final por parte de la directora de la revista, de lo que define como “el peor sistema para tomar decisiones clínicas, exceptuando todos los demás” (parafraseando a Churchill).
En mayo de 2013 se publicó la 5ª edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, el DSM-5. Este editorial de la revista Atención Primaria pone sobre la mesa un debate sobre las repercusiones de utilizar esta nueva clasificación de los trastornos mentales patrocinada por la American Psychiatric Association, o por el contrario utilizar la Clasificación Internacional de enfermedades (CIE) auspiciada por la Organización Mundial de la Salud OMS de la cual se está ultimando la publicación de la CIE11
Esta guía publicada en JAMA ofrece las últimas recomendaciones sobre el tratamiento de la hipertensión arterial a partir de una revisión de evidencias de ensayos clínicos controlados y aleatorizados -menos sujetos a sesgos que otros diseños de estudio- y representan el patrón oro para determinar la eficacia y efectividad. A partir de esta amplia revisión actualizada se establece el umbral del tratamiento de la HTA, en función de la edad o presencia o no de enfermedad concomitante, entre otras variables.
Esta editorial, publicada en la revista Annals of Internal Medicine, describe los motivos que han llevado a poner en entredicho la efectividad de algunas guías clínicas, las limitaciones que presentan y la manera de subsanar las controversias o polémicas que existen en torno a su efectividad y a sus limitaciones.