Evidencias

en gestión clínica y gestión de servicios de saludciencia, gestión, valores

Cuando los datos clínicos de los pacientes pueden ser vendidos a farmacéuticas y aseguradoras

Poder a las personas

[Power to the people]

Contenido relacionado

Veinte años después de que el término Medicina Basada Pruebas fuera dado a conocer, el BMJ analiza lo que considera “uno de los mayores logros intelectuales de la medicina moderna”. Y lo hace desde tres puntos de vista: el recuerdo oral de lo que ha significado en boca de sus propios inventores, las peligrosas derivas que ha sufrido según un reputado columnista de la revista, y la valoración final por parte de la directora de la revista, de lo que define como “el peor sistema para tomar decisiones clínicas, exceptuando todos los demás” (parafraseando a Churchill).
La formación en cuidados paliativos sigue siendo insuficiente y poco reglada. Esta formación debe ser un componente esencial y longitudinal de la educación y entrenamiento de los profesionales sanitarios, por su repercusión directa en una buena práctica clínica en la atención sanitaria de las personas con necesidad de cuidados paliativos. Un artículo de la revista Annals of Internal Medicine y el muy reciente Atlas Mundial de Cuidados Paliativos al Final de la Vida, de la OMS, ponen de relieve la importancia creciente de estos cuidados de salud.
En mayo de 2013 se publicó la 5ª edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, el DSM-5. Este editorial de la revista Atención Primaria pone sobre la mesa un debate sobre las repercusiones de utilizar esta nueva clasificación de los trastornos mentales patrocinada por la American Psychiatric Association, o por el contrario utilizar la Clasificación Internacional de enfermedades (CIE) auspiciada por la Organización Mundial de la Salud OMS de la cual se está ultimando la publicación de la CIE11
Robert F. Kennedy dijo una vez sobre la medida del producto interior bruto de un país “que el PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida”. A menudo se dice que lo que se mide es lo que obtienes. Varios grupos de investigadores han concluido que el PIB es absolutamente inadecuado para medir la calidad de vida y el bienestar social y sanitario de una sociedad. La oportunidad de reemplazarlo está ahora a la vista. Un artículo de Nature analiza la cuestión.